You are here
Inicio > Noticias > Nacional > La contaminación de 2019 revela el rezago de la política ambiental de México

La contaminación de 2019 revela el rezago de la política ambiental de México

Los problemas de calidad del aire en el Valle de México no son nuevos. Tienen más de 30 años y a pesar de ello, dicen expertos, los gobiernos no han hecho lo suficiente para actualizar sus protocolos.

“La contaminación mató a las aves”, se leía en titulares de periódicos a inicios de febrero de 1987. La capital mexicana estaba cubierta por una “capa de nata espesa”, que entonces obligó a los ciudadanos a cubrirse nariz y boca y que también causó la muerte de “miles de aves”, según reportes de la prensa nacional.

En mayo de 2019, a 32 años de esa emergencia ambiental, a la Ciudad de México y a los estados cercanos vuelve a cubrirlos una mancha gris y, como ocurrió a finales de los 80, los habitantes de la zona nuevamente han tenido que tomar precauciones para protegerse y se preguntan cuándo respirarán aire limpio.

Frente a este contexto, especialistas consultados por ADNPolítico advirtieron que, desde hace décadas, los habitantes del Valle de México viven con índices de contaminación por encima de los estándares establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
“Llevamos más de 30 años con mala calidad del aire, y esto se traduce en que los gobiernos no hacen lo suficiente para evitarlo“, dijo Pablo Ramírez, de Greenpeace.

Para Margarita Campuzano, del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), la contingencia actual refleja un rezago en los protocolos.

PUBLICIDAD

“Las organizaciones de la sociedad civil, desde hace dos décadas, hemos hecho recomendaciones para que se lleven a cabo diversas medidas. Hay un rezago en el cumplimiento de las medidas o diferentes acciones que se tienen que hacer para mejorar la calidad del aire”, alertó.

Las contingencias

Esta es la primera vez que una experta en temas ambientales gobierna la capital. Claudia Sheinbaum llegó a la Jefatura de Gobierno el 5 de diciembre, con el reto de hacer frente a un deterioro del medio ambiente en la urbe, entre otros desafíos.

La situación se evidenció desde el 14 de marzo de 2016, aún durante la gestión de Miguel Ángel Mancera. En ese entonces, por primera vez en 14 años, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) activó la Fase 1 de contingencia ambiental, tras registrar 203 puntos de concentración de contaminantes. La última contingencia que se había decretado fue en 2002, cuando se llegó a los 242 puntos.

En todo 2016, la CAMe decretó medidas en 14 ocasiones: 10 para la Fase 1 y cuatro como plan de precontingencia, el cual fue eliminado ese mismo año. Además, se redujo el umbral para activar el protocolo de contingencia, de 180 puntos a 150.

Para 2017, las condiciones no mejoraron. Según el último Informe de la Calidad del Aire del Sistema de Monitoreo Atmosférico, en 2017 el Valle de México vivió 273 días con mala calidad del aire.

“Lo que se debe hacer es decretar las contingencias antes (de llegar al punto máximo). ¿Por qué no hacen esto los gobiernos? Porque habría muchos más días con mala calidad del aire y tendrían decretar más seguido la contingencia”, consideró Campuzano.

La experta insistió en que las contingencias, tal como se aplican actualmente, sirven para “tapar el sol con un dedo”.

¿Qué respiramos?

Hasta esta semana, muchos mexicanos desconocían qué eran las partículas PM2.5 y los daños que generan. Estas son las partículas contaminantes más finas que los capitalinos han respirado en los últimos días, principalmente a causa de dos factores: decenas incendios y vientos de baja velocidad.

Las PM2.5 no están contempladas en el plan de contingencia, aun cuando son consideradas las más peligrosas para la salud. De hecho, la CDMX es una de las pocas en el país que mide estas partículas, señaló Campuzano.

Ramírez dijo que desde 2016 existen documentos de la CAMe en los que se advierte de la falta de capacidad de la red de monitoreos.

El experto aseguró que cada año 16,000 personas mueren en el Valle de México a causa de enfermedades relacionadas con las PM2.5. Además, el Instituto Nacional de Salud Pública reportó en 2015 que pudieron evitarse alrededor de 14,300 muertes de haberse cumplido con la Norma Oficial Mexicana.

“(En esta ocasión) se expuso a la población más vulnerable a niveles peligrosos de contaminantes, de manera innecesaria, por la toma de decisiones tardía de las autoridades”, dijo.

Este jueves, el premio Nobel de Química Mario Molina destacó, en una conferencia de prensa del gobierno local, que estas partículas limitan el crecimiento pulmonar de los niños, lo cual fue alertado en 2018 por Greenpeace y Redim en su informe No apto para pulmones pequeños .

El derecho a respirar aire limpio

El abogado Gunnar Hellmund recordó que la Constitución, en su artículo cuarto, obliga al Estado a garantizar que todo ciudadano se desarrolle en un medio ambiente sano.

Es un derecho de todos lo habitantes de México que el Estado mejore la calidad del medio ambiente”.

Gunnar Hellmund, abogado y defensor del medio ambiente

Además, señaló en entrevista, México ha firmado el Protocolo de San Salvador, en el que se comprometió a mejorar el medio ambiente. Sin embargo, aseguró, la decisión del actual gobierno capitalino de cambiar el programa de verificación vehicular ya comenzó a causar los primeros efectos en la población.

La implementación del programa en el primer semestre de 2019 dio la oportunidad a cerca de 160,000 automovilistas de obtener holograma cero o doble cero —lo que les permite circular todos los días— solo con cumplir con el Sistema de Diagnóstico a Bordo (SDB).

“Ya habíamos alcanzado un nivel de protección del aire en el segundo semestre de 2018, y ahora estamos regresando a los niveles de contaminación que se tenían en 2016 o antes”, lamentó Hellmund, quien, junto con al activista Bernardo Bolaños, llevó ante seis jueces un amparo contra el programa de verificación.

La demanda, que cuenta con el apoyo de otros 130 ciudadanos, fue admitida a inicios de este mes por el Juzgado Primero de Distrito en Materia Administrativa, que concedió una suspensión provisional del programa al considerar que este “es regresivo”.

¿Qué hay de la industria?

Los contaminantes del aire provienen principalmente de los autos, la industria fija y la quema de pastizales, y la única manera de contenerlos, coincidieron los especialistas, es regular o endurecer sanciones.

“Muchas gobiernos han evadido este tema porque requiere regular a la industria, y no se quieren meter con la industria”, expresó Campuzano.

Para Ramírez, los gobiernos solo toman medidas “contingenciales”, cuando lo que se debe hacer es fortalecer el sistema de transporte público, así como la infraestructura para transporte no motorizado y peatones.

Hellmund consideró que, si el problema es la quema de los pastizales, se trata de una práctica que debería prohibirse, o bien, que debería haber verificaciones más severas para las fábricas o la maquinaria pesada.

Molina señaló que se puede hacer mucho más de lo que se está haciendo para mitigar los incendios. “Una buena parte de las emisiones que tenemos son por pastizales o quemas agrícolas que ya son totalmente obsoletas, y que con la ciencia moderna se pueden optimizar, pero se trata de un cambio cultural”, dijo.

Hoy, mientras se implementan medidas a mediano y largo plazo, la CDMX solo ha tenido 41 días limpios en lo que va de 2019 y el Estado de México apenas 12, según el último reporte del Sistema de Monitoreo Atmosférico .

 

FUENTE: ADN Político.  

Top