You are here
Inicio > Artículos > 8 momentos de grandeza mexicana

8 momentos de grandeza mexicana

Sólo un instante basta para cambiar una historia completa, sólo una muestra para saber de qué está hecho un país entero. Ser mexicano es ser grande y estos momentos dan cuenta de ello.

Sucede con frecuencia que gente de distintas partes del mundo afirman que encontrarse con un mexicano siempre es sinónimo de regocijo. Pese a las discrepancias ideológicas y las brechas culturales, los mexicanos solemos dar una imagen de afabilidad, festividad y camaradería.

En distintos momentos de la historia han existido puntos clave, en donde la grandezamexicana se ha puesto a prueba, dejando en relieve una evidente camaradería, solidaridad y fraternidad, la cual es el orgullo y ejemplo de millones dentro y fuera del país. Estos ocho momentos son muestra de ello.

1. Fuerza México: 1985/2017

Nadie puede predecir o adelantarse ante los intempestivos embates de la naturaleza. El 19 de septiembre de 1985 y 2017 son dos fechas sensibles en la memoria de México, cuando los respectivos terremotos cimbraron distintos puntos del país, en especial la CDMX.

La respuesta ante ambas catástrofes ha dejado en relieve aspectos poco convenientes como la fragilidad y la irregularidad de la infraestructura inmobiliaria de la ciudad. En contraparte y primer plano se encuentra la ayuda sin cuestionamiento, la suma de sensibilidades, los brazos y el sentido humano de miles de mexicanos que se ayudaron entre sí sin cortapisas. Momentos críticos que demostraron que somos un país fuerte y dispuesto a enfrentar los embates.

2. Adiós a las cadenas: 1810-1821

Comprendido como un proceso histórico social y político que abarca del Grito de Dolores, el 16 de septiembre de 1810, hasta la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, el 27 de septiembre de 1821, el movimiento independentista mexicano es quizás la punta de lanza más importante del México moderno, resultado de los movimientos de Ilustración y las revoluciones liberales imperantes en Europa durante el último tramo del siglo XVIII.

Tras ciertos intentos de reconquista, España reconoció la independencia de México en 1836. Sin este movimiento de reflexiones, conspiraciones, luchas y conquistas de la soberanía nacional, hoy no tendríamos un país robusto y de libre expresión, con una identidad y diversidad cultural como el que tenemos.

3. 1920 y el primer libro de Vasconcelos

Tras la conquista española y los subsecuentes periodos de independencia y revolución en México, la población se encontraba en una encrucijada social complicada, en donde la calidad de vida y las oportunidades eran aún más estrechas que hoy en día. Lo emprendido por el político oaxaqueño José Vasconcelos es loable a diferentes niveles, marcando un precedente sin parangón, en cuanto a la campaña de alfabetización del país se refiere.

Vasconcelos ha sido el ejemplo de miles de maestros, científicos e intelectuales de México, trascendiendo discrepancias ideológicas, geográficas, disciplinarias y generacionales, para constituirse en un referente ineludible de la educación en México.

4. México 1968

El de 1968 fue un año polémico, complicado y de sendas transformaciones a lo largo y ancho del país. Los movimientos estudiantiles del país y en otras partes del mundo fueron un caldo de cultivo fértil para tener una sociedad más consciente de su realidad, crítica y democrática. Ese año, miles de voces se unieron para marcar un cambio de conciencia importante para México, país que no volvería a ser el mismo desde entonces.

5. Los tres amigos del cine

Pocas veces, el séptimo arte ha unido a un país entero como lo han hecho los realizadores más aclamados de la industria, quienes hoy son no sólo los más destacados de la producción fílmica nacional, sino también referentes ineludibles de la cinematografía nacional. Películas como Birdman, The Shape of Water, Gravity y The Renevant han sido el orgullo de los premios Oscar de los últimos años, algo que apenas hace una década lucía impensable.

6. Bellas Artes, el esplendor de un país

El hogar de la completa sublimación del espíritu mexicano se concibió durante el gobierno de Porfirio Díaz bajo el nombre original de Teatro Nacional, pero al igual que el Monumento a la Revolución, el estallido de la guerra provocó el cese de actividades.

Hoy, sus paredes siguen dando cabida a las expresiones artísticas más reconocidas, sensibles y rebosantes de una creatividad que parece no conocer los límites ni el final. Un edificio que es un país y un evento mismo, toda vez que éste puede ser apreciado desde los linderos de sus eventos, la monumentalidad de su construcción o la grandeza de sus murales.

7. México, cuna del mundo

La crisis argentina, la guerra civil española, dictaduras en América Latina, así como distintos éxodos que se han gestado tras diversos conflictos en muchas partes del país, han dado como resultado la llegada de extranjeros a México, siendo el nuestro uno de los países más solidarios en materia de exiliados y migración.

De acuerdo con el informe de Tendencias Globales de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, México terminó el pasado 2017 con 9 mil 17 refugiados y 14 mil 596 solicitudes. La grandeza del país se ha puesto a prueba también, a través de la empatía, el apoyo y la solidaridad.

8. El gol más bello del mundo

De acuerdo con los expertos, el gol más bello del mundo es mexicano. Se trata de una anotación certera “de tijera”, cortesía de Manuel Negrete y que unió los corazones y alegrías de todo un país durante el mundial México 86 frente a Bulgaria.

La grandeza está en los que cambian las reglas del juego #ChooseGreat

 

FUENTE: Forbes. 

Top