You are here
Inicio > Artículos > ¿De dónde viene la grandeza mexicana?

¿De dónde viene la grandeza mexicana?

Más allá de la identidad cultural, ser mexicano invita a entenderse como una dimensión vasta y compleja, en donde la grandeza es una reconfiguración constante.

En la historia de la evolución humana y la adaptabilidad con su entorno, todo cuenta: el clima, la genética e incluso la narrativa histórica ayudan a comprender mejor los elementos que dan sentido a una civilización entera, de cómo un país ha tenido que sobrellevar los desafíos culturales, históricos, naturales e incluso tecnológicos para seguir manteniendo una singularidad y sello distintivo frente a otros.

A lo largo del tiempo hemos sido protagonistas de cómo determinados países son lo que son gracias a su despliegue técnico, a su pericia para explotar sus recursos naturales, e incluso a sus características genéticas, fisiológicas y raciales.

En este contexto, habría que decir que la de México es una historia atípica, por decir lo menos, ya que debido a su posición geográfica y multidiversidad cultural que le preceden, es innegable su grandeza, la cual toma diversas formas, no siempre reconocidas y pocas veces confrontada contra los cánones contemporáneos habituales (innovación tecnológica, justas deportivas o industrias primarias). No obstante, hay una verdad: ser mexicano es ser grande.

Actualmente México es uno de los principales exportadores de productos creativos, siendo la única nación en América Latina que está dentro del listado global que contempla a las 20 naciones líderes. Esto es comprobable desde décadas hacia atrás, cuando inventos como la televisión a color, los rayos cósmicos, los anticonceptivos orales, así como diversos talentos disruptivos en áreas como la música (Julián Carrillo) o la ingeniería civil (Heberto Castillo) han impactado a la humanidad entera.

México es grande por no ser uniforme ni lineal. Sus bellezas naturales son muestra de esta dimensión a nivel mundial (en 2017 alcanzó casi 40 millones de visitas, cifra récord). Localidades, playas, pueblos mágicos, cascadas… lugares de imponente belleza en donde habita el águila real, los escamoles, el lobo mexicano, el ocelote, el tlacuache y cientos de especies animales y florales más que sólo se pueden encontrar en uno de los diez países más visitados del mundo.

De cara a un futuro desafiante desde todas las aristas, en donde México se ha sabido reposicionar en el paisaje contemporáneo como un signo de singularidad y fuerza, su grandeza como país es evidente y destacable a nivel mundial. Esa magnitud es orgullo de millones, identidad de un pueblo y fuerza de una sociedad que sabe ver en su país el origen mismo de nuestro valor como individuos.

La grandeza está en los que cambian las reglas del juego #ChooseGreat

 

FUENTE: Forbes. 

Top