You are here
Inicio > Noticias > Internacional > Después de las elecciones de EU, ¿qué sigue?

Después de las elecciones de EU, ¿qué sigue?

Las elecciones intermedias que se disputaron el martes, dieron el punto de partida rumbo a los comicios presidenciales de 2020. Te damos los detalles.

¡Que comience la carrera por la Casa Blanca el 2020!

Las elecciones legislativas del martes sonaron como el disparo de largada de una extensa, atestada, costosa y sin duda dramática carrera por la presidencia de Estados Unidos.

Los demócratas, montados sobre una ola de optimismo por su triunfo en la Cámara de Representantes, entran al ciclo presidencial sin un favorito claro para la nominación por primera vez desde el inicio de la campaña del 2004.

Más de veinte posibles participantes, incluyendo al ex vicepresidente Joe Biden y a senadores, gobernadores, alcaldes y líderes empresariales han estado tanteando terreno durante meses, analizando posible financiamiento y opciones de convertirse en la carta presidencial de los demócratas.

Lo más seguro es que ese nominado se enfrente al presidente Donald Trump, un republicano cuyas tasas de aprobación han estado mayormente estancadas por debajo del 50 por ciento desde que asumió el cargo, pero cuya popularidad dentro del partido hará que cualquier potencial rival interno tenga pocas opciones.

La oposición lidia con preguntas como qué candidato, estrategia y aproximación es la más adecuada para derrotar a Trump en las elecciones del 3 de noviembre de 2020. Muchos demócratas ingresarían a la carrera en una etapa inicial, o sea en pocos meses.

Quien emerja de la agotadora batalla estado por estado por la nominación demócrata, que parte en Iowa a inicios del 2020, tendrá que pararse ante a un Trump beligerante y al mismo tiempo desarrollar una agenda alternativa seductora que logre unir a las diferentes alas del partido.

“Habrá muchos demócratas trabajando en este tiempo”, comentó Jennifer Palmieri, directora de comunicaciones de la campaña de Hillary Clinton del 2016. “No es sólo hallar a la persona que pueda derrotar a Trump, sino también a quien tenga la visión para unificar al país”.

Los demócratas explicaron que las elecciones de medio mandato mostraron un conjunto de señales alentadores para la carrera de 2020, con el apoyo de grupos de base contrarios a la gestión de Trump.

Aun campañas que no llegaron a buen puerto, como la de Andrew Gillum, que perdió su apuesta para ser el primer gobernador afroamericano de Florida y la de Beto O’Rourke, que no logró ser senador en la conservadora Texas, dejaron lecciones de cómo dar la batalla en sectores afines a Trump.

“El modelo para el 2020 es Andrew Gillum y Beto O’Rourke“, dijo Neera Tanden, presidenta del liberal Center for American Progress. “El nominado tiene que generar bases de apoyo de gran escala e ir a todas partes y llegar a todos”.

La campaña para las elecciones de medio mandato mostraron el poder de Trump y del movimiento #MeToo para motivar a las mujeres, que llevó a una cifra sin precedente de candidatas y alentó a mujeres a considerar sus opciones para el 2020, como las senadoras Kamala Harris, Elizabeth Warren, Kirsten Gillibrand y Amy Klobuchar.

“Tenemos un universo completo de mujeres de los suburbios y votantes de menos de 40 años que están tan enojadas con Trump que están saliendo a votar en manada y energizando la base (electoral)”, dijo John Anzalone, encuestador demócrata que trabajó en las elecciones de Clinton y del expresidente Barack Obama.

FUENTE: El Financiero. 

Top